• Juan Rodriguez

"CUANDO GRITO Y NO ME ESCUCHO PERO MIS SUSURROS ME ATURDEN"...

¿Te resulta familiar esta frase? Puede que te suene o bien sea irónico o ilógico, pero la realidad es que a todos nos ha pasado en la vida, y no solo una vez si no que es algo que ocurre más de lo que en realidad nos damos cuenta, es más real de lo que queremos aceptar, puede que ya te sentiste identificado y si no es así puede que te estés preguntando; ¿pero de qué estamos hablando? ...

Vamos pregúntate a ti mismo… apoco no es tenido esas noches que parecen interminables, que sientes que el tiempo no avanza, esos momentos cuando no logras dormir porque hay cosas que circulan a mil por hora en tu cabeza. Esos momentos en que estás ahí en la cama con la luz apagada, los ojos cerrados y unas tremendas ganas de poder descansar… pero todos esos intentos son inútiles ya que está ocurriendo en tu cabeza algo que te lo impide, algo que no te deja escapar del ruido extremo que llevas por dentro en tu conciencia, que aunque estos sean murmullos internos te aturden y te ensordecen, no te dejan dormir y te pones como Quiko del chavo del 8, ahí acostado en tu cabeza gritando "YYYYaaaaa cállate que me desespppppperasssss!!!!!!!

Por lo regular suele ser mas intenso cuando está el silencio aturdiéndonos, cuando no tenemos los distractores que se nos presentan durante el día en la vida cotidiana, es en este espacio cuando el mitote y escándalo de tus voces internas sigue y sigue y sigue como el conejito del comercial de las baterías Energizer, muchas veces te das cuentas y otras simplemente de dejar llevar por ellas, dentro tienes estas conversaciones que por todos lados escuchas en tu cabeza y que claro como ya le he venido mencionando estas no nos dejan dormir y lo más irónico es que entre más queremos dormirnos menos podemos por todo este ruido... Déjame decirte que esto es algo muy normal y nos ocurre a toda la gente durante toda nuestra vida, tiene un nombre y es conocido en el área de psicología como dialogo interno.

Este “dialogo interno” puede llegar a ser de mucho beneficio para nuestra vida cotidiana pero cuando sabemos cómo identificarlo o calmarlo hacia nuestro beneficio mas sin embargo por el otro lado si no tomamos acción sobre lo que está pasando en nuestra mente ocurre lo que normalmente pasa en este tipo de noches; esperar hasta que nuestro cuerpo ya no puede mas y solo por este cansancio físico es que se logra callar el mitote interno y llegamos a dormir los cuatro horas más tarde de lo que habíamos programado, claro que para esto ya le hemos robado esas preciosas horas necesarias a nuestro sueño. No me digas que no te ha pasado más de una vez…

No te gustaría más tener control sobre estas conversaciones nocturnas con la persona más importante en tu vida que eres tú mismo, por lo regular este tipo de conversaciones que nos mantienen despierto están rodeadas de un sinfín de preocupaciones a las cuales buscamos poner una solución. Pero dime tú como te sentirías todas las noches de saber y estar consciente que vas por un buen camino y que puedes ser feliz, que te vas a dar todo lo necesario para alcanzar lo que quieres lograr. Y lo más importante y mejor es estar seguro de que sabes que cuentas con las capacidades, las facultades y el potencial justo para darte a ti mismo y hacer lo que consideras que mereces para tu vida, para hacerte ya sea más feliz (lo que tu consideres que es ser feliz) o simplemente hacer la vida de las personas que te rodean mejor.

Un claro ejemplo sobre como proyectar esta felicidad seria que te vas amar tanto que por eso mismo vas a contagiar de confianza amor y seguridad y alegría a todos los que te rodean, ya sea tu familia, tus hijos, tus amigos, o simplemente la vida de alguna persona que por alguna cuestión se cruce por tu camino.

Qué pasaría si yo te digo que dentro de ti tu sabes que tienes las capacidades y que estás en el lugar, el tiempo correcto e innegablemente tienes todas las ganas para hacerlo, para tomar control sobre tu vida y hacer que este dialogo interno trabaje a tu favor, obvio lo sabes tú y viene solo de tu nivel consciente y esta misma parte de tu mente lo entiende y lo entiende a la perfección, pero aun así no te escucha tu propia mente a un nivel más profundo, luego también tenemos que tener cuidado de no caer en un juego en el cual nos agarramos de la "esperanza" en la idea de pensar que en algún momento vamos a lograrlo, que esto va a ocurrir tarde o temprano y reiteramos, mas sin embargo los gritos claros y concisos siguen apareciendo en esas noches, no nos dejan hacer lo mejor que podemos al siguiente día por que claro ya perdiste la noche en esta conversación que solo da vueltas, y aún así gritando lo que queremos pareciera que no nos escuchamos.

Esto solo viene a terminar en una de las manifestaciones de desesperación que todos hemos cometido alguna vez en la vida sin darnos cuenta, o quizá más de una vez y hasta el grado de creernos que somos victimas nos atrevemos a gritar de manera literal a el mundo externo; ¿Por qué me pasa esto, y solo a mi? Cuando la verdadera respuesta está dentro de nosotros.

No te digo esto solo para consolarte pero de verdad que esto nos pasa a la mayoría, lo más interesante e importante es comprender por qué. La raíz de que el adulto, el que cronológicamente se siente "racional", aquel que piensa, que entiende, que supuestamente sabe tomar las decisiones correctas y que de repente se topa con una cantidad de dicotomías emocionales, conflictos de creencias y condicionamientos que verdaderamente no coincide, ni encaja con lo que supuestamente sabemos que tiene que ser, o nos deberíamos de sentir en esa etapa de la vida.

Lo más emociónate de este tema es que cada persona, cada ser humano tiene una razón única de su porque, cada uno de nosotros tiene su propia raíz. Debemos comenzar desde lo más básico que es nuestro "YO" quien emocional tiene y vive varias edades diferentes y muy intensas dentro de nosotros, por lo que siempre estamos en un cambio constante puede ser que sentimos vívidamente que mientras pasa un segundo estamos totalmente libres, al siguiente segundo volvemos a resentir que estamos atrapados y más tarde, dentro de nuestro propio racionamiento surge la convicción de que nos vamos a rescatar a nosotros mismos, tiempo después surgen otros "Yo's" y es aquí en donde pasa que solo nos atrapamos, nos hundimos y nos queremos seguir constantemente rescatando con este dialogo nocturno.

Ahora, ¿que podría ser bueno y cómo podríamos lograr que estos "Yo's" trabajen a nuestro favor y se pongan todos en un común acuerdo dentro de nuestra mente?

Aunque no lo creas esta situación tan común tiene sus beneficios, para empezar tenemos varias opciones que pudiéramos en su momento tomar para llegar a nuestra propia raíz y darle una solución o simplemente dejarlo seguir y seguir;

Una solución simple sin beneficio propio pero ahorro de energía seria seguir repitiendo esto muchos, muchos, muchos años...

Otra mejor forma de tomar cartas en el asunto sería darnos algo más que esperanza, es más bien darnos la oportunidad de liberarnos o sanarnos emocionalmente. Ya que tal vez no lo sepas pero esto tiene remedio y la principal manera de solucionarlo es tomar acción, pero hablo de acciones correctas y rápidas, opciones que están a tu alcance y al de cualquiera que lo necesite y más importante aun tenga la convicción de que quiere que su vida tome un mejor rumbo. Existen varias opciones que podríamos tener, yo menciono dos comunes:

1.- Años de terapia individual, donde entraras a esa des asociación paulatina, que estoy seguro que con el terapeuta correcto sin lugar a duda funcionara.

2.- Un retiro intenso (practica y altamente sugerid), un retiro de un fin de semana, donde te guíen los expertos y calificados "A Rescatar a tu Niño Interior".

Estoy seguro de que si buscas dentro de tus preferencias hay otras más, que también te van a llevar a donde quieres llegar, todo depende el tiempo que quieras tomar para darle una solución a este dialogo que no te deja dormir, algunas formas tal vez te van a reducir meses o años. Altamente me atrevo a recomendarte una experiencia apropiada de "Rescatar tu Niño Interno" con expertos propiamente calificados y experimentados ya que te puede llevar en un fin de semana y ahorrarle tiempo a el proceso. Lo importante es que tomes la decisión, llegando a la raíz. Solo recuerda que esto es como cuando vas a recorrer un viaje de 5000 km. si vas caminando porque sabes la ruta, seguro que algún día puedes llegar a tu destino, quizás en más de 10 meses, o más de un año... esa misma ruta si vas en auto, llegas a la mejor en unos 15 días y está misma distancia si vas en avión llegas en unas cuantas horas....

Las preguntas son;

¿Qué tan rápido quieres hacer el viaje y que tan rápido quieres llegar?...

Cuando ya sabes la distancia, el destino, porque quieres llegar y hasta dónde quieres llegar, tú decides cuál es tu mejor opción...

Sea cual sea tu medio. ¡Te deseo un buen viaje!

Juan Rodríguez

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Spotify - Círculo Negro
  • La música de Apple - Negro Círculo
  • YouTube - Black Circle
  • b-facebook
  • Twitter Round

© 2020 Sandy Caldera